El Coliseo: Un imponente lugar de ocio

  • 0

El Coliseo: Un imponente lugar de ocio

Category : Italia , Roma , Sin categoría

Todo el mundo lo ha visto alguna vez. Ya sea en fotos, vídeos, películas o en directo todos conocemos esta obra de arte de la arquitectura, considerada una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno: el Coliseo Romano. Pero, ¿para qué lo usaban exactamente los ciudadanos del Imperio Romano?

coliseo fuera

Por increíble que parezca, el Coliseo Romano el mayor centro de espectáculos que existía en el Imperio. Entre las obras de arquitectura que los romanos construían a lo largo y ancho de su extensísimo imperio, había una serie de edificios destinados al ocio (ya que a los romanos les encantaba divertirse y los emperadores romanos conseguían el doble objetivo de crear imponentes estructuras que dejaran claro su poder, a la vez que mantenían feliz al pueblo con grandes dosis de entretenimiento) entre los que podemos encontrar teatros, para presenciar tragedias y comedias; circos, en los que se podían disfrutar de las carreras de caballos y anfiteatros, en los que representaban multitud de espectáculos. El Coliseo Romano Pertenece a este último tipo de construcciones y es el mayor de los anfiteatros que se construyeron.

Fue ordenado construir en el año 72 d.C. por el emperador  Vespasiano y sólo se necesitaron diez años para terminarlo. Cabe destacar que su nombre verdadero es Anfiteatro Flavio, aunque poca gente lo conoce por ese nombre.

En él tenían lugar todo tipo de espectáculos, que buscaban mostrar la grandiosidad del Imperio. Es un edificio increíblemente ingenioso y permitía concebir espectáculos desde luchas de gladiadores en la arena, hasta espectaculares batallas navales en vivo, llenando toda la arena de agua y enfrentando barcazas reales. Por debajo de la arena existía un complejo laberinto de túneles, pasillos y celdas (hoy en día están al descubierto) en las que se encerraba a los esclavos y a las exóticas bestias que iban a luchar encima. Toda la arena estaba plagada de trampillas y trucos escénicos que permitían que aparecieran “por arte de magia” leones, osos, tigres, elefantes… todo tipo de bestias traídas desde los rincones más lejanos del Imperio.

Los romanos eran un pueblo consciente de su poder y les maravillaban los espectáculos grandiosos con dosis extremas de sangre. De hecho, se dice que una vez, en una sola tarde de espectáculos, se acabó con la vida de más de 4.000 animales.

coliseo batalla naval

 


Leave a Reply